9.10.18

El gustazo de lo sencillo

Estos días hemos tenido en casa a N, un muy amigo nuestro (y mucho amigo nuestro XD).

Desde hace 4 años tenemos la maravillosa tradición de una visita suya entre septiembre y octubre. Las primeras veces nos pateábamos Barcelona viendo monumentos, parques, sitios emblemáticos, etc. Y probando mil restaurantes de todo tipo.


Este año, entre una cosa y otra, los planes se fueron al traste. Y, oye, creo que ha sido la vez que más he disfrutado.

No he dejado de trabajar, pero N se venía conmigo al despacho y ha sido más ameno todo. Hemos cocinado, hecho cientos de gifs (sí, tenemos 13 años), ido al súper, visto la tele (vaya maratón de Los 100 que se han marcado los chicos), jugado al trivial (¡dinerito, dinerito!) y hasta hemos hecho un puzzle que brillaba en la oscuridad.


No hemos salido de turismo ni un día, pero sí vuelto a comer a un par de sitios que nos gustaban de otras veces (pescadito en Gavá, queso en l'Eixample o berberechos y frankfurts en El Clot).

A mucha gente le parecerá el sumun del aburrimiento, pero a mí me ha encantado. Este chico es uno de mis más mejores amigos desde hace más de 15 años, pero casi 800km de distancia hacen que la simple chorrada de ver una peli juntos y sentados en el mismo sofá sea especial.


Ahora estamos pendientes de que la HBO nos diga cuándo porras piensa estrenar Juego de Tronos, porque queremos intentar coincidir para ver juntos el último capítulo. ¿Será posible? Se admiten apuestas :P

En fin. Que vivan los serranitos caseros con nutatas!!

14.9.18

Cuando la venganza aburre

Me leí "El diablo viste de Prada" cuando me mudé a Barcelona. En esa época me dió por leer bastante chick lit, quizás para creerme eso de "chica normalita lucha por sus sueños y los consigue".

Lauren Weisberger es la autora de este libro, así como de otros tantos de temática similar. Todos muy entretenidos y que recomiendo a las seguidoras del género. Incluso también a las que no lo son. Mi favorito, "Cómo ser lo más de Nueva York". Una historia simpática sobre una veinteañera que cambia su vida para lograr lo que quiere y, cuando lo logra, no sabe si realmente era eso lo que quería.

Cuando salió la segunda parte del libro del diablo, mis expectativas eran altas. Justo por eso tardé mucho en leerlo, porque sospeché que sería un chisquín forzado. Y me equivoqué poco.

La historia cuenta la vida de Andrea diez años después de trabajar en Runway. Ha montado una revista con una vieja conocida, se va a casar y todo va como la seda... en principio.

La cosa se complica con la aparición casual de Miranda, la sombra de una posible infidelidad, las discrepancias con su socia y alguna que otra sorpresa.

Cuando vas por la mitad, ya sabes cómo acabará el libro. Hay poco margen para la sorpresa. Una historia de 430 páginas que se podía haber resuelto en 150.

Andrea ha perdido su chispa, ese punto irónico que nos encandiló al principio. Ahora es un poco pesada y se pasa el día dudando, temiendo y dramatizando, incluso siendo más sumisa que cuando estaba trabajando para Miranda.

Me gusta la idea de saber qué hizo después de Runway, pero no me ha resultado creíble nada de eso. Hasta las 5 últimas páginas, que sí que volvió nuestra Andy, pero no lo suficiente como para compensar toooodo lo anterior.

Un libro redactado para las fans de la historia pero que dudo que haya gustado en general a dichas fans.

En fin. Que vivan los sandwiches de queso con queso que cenaba Andy en el primer libro XD

(Imagen)

10.9.18

¿Me escuchan? ¿Me oyen?

¿Me sienten?

¿Están ahí, mis vidas, están ahí?


La verdad es que en mi época adolescente y universitaria me gustaba bastante Thalía. Juventud, discotecas y canciones como "Arrasando" o "Mujer latina" eran un combo fabuloso.

Cuando el otro día ví el vídeo de su directo me hizo mucha gracia, es una mujer muy simpática. Después con los memes, challenges y demás, ya me moría de risa (sí, hija, soy facilona).

Lo que no me hizo tanta gracia fue la cantinela de siempre de los "cuñados" del mundo. Que si es boba, que si es conocida por tener un marido rico, que si solo es una chica mona y ya...

Qué fácil es opinar sin mirar un poquito sobre lo que estás hablando. Esta cantante lleva trabajando desde los '80 y publicando discos desde 1990, todos ellos discos de oro/platino en México y/o Estados Unidos. Ha protagonizado telenovelas, lanzado colecciones de moda y accesorios, hecho chorrocientas campañas de publicidad para grandes marcas y apoyado otras tantas acciones humanitarias. Y sí, tiene un marido rico. ¿En serio nos quedamos solo con lo último? Qué lástima.

En un alarde magnífico de sentido del humor, se ha sumado al movimiento viral de su Thalia Challenge y ha publicado un remix de su canción en su canal de Youtube.


Cómo me gusta la gente con sentido del humor.

En fin. Que viva la gente que está "felís, felíss felíss".


(Imagen)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips